Cuotas de Autónomos a partir de Agosto 2018

A partir del pasado mes de agosto de 2018, a partir de la aprobación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) se han incrementado base mínima de cotización en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) para este año.

A partir de esta fecha, la base de cotización mínima de los trabajadores autónomos se ha incrementado en un 1,4%, por lo que queda en 932,70 euros, lo que conlleva una cuota mínima mensual de 278,87 euros.

La base máxima de cotización también se incrementa un 1,4%, pasando a ser de 3.803,70 euros mensuales, lo que implica una cuota mensual máxima de 1.137,31 euros.

En el caso de los autónomos societarios, administradores o consejeros de una sociedad mercantil, la base mínima de cotización no se ha visto incrementada y se mantiene en 1.199,08€, por lo que la cuota mínima sigue siendo de 357,71 euros mensuales.

Además, se mantienen las bonificaciones para nuevas altas de autónomos (no societarios), en los supuestos en que no se hubiese estado en situación de alta en la Seguridad Social en los 5 años inmediatamente anteriores, se podrán aplicar las siguientes reducciones de la cuota de Seguridad Social:

  • Tarifa plana de 50 euros los 12 primeros meses, quedando una cuota final de 50,89 euros mensuales.
  • Reducción del 50% los 6 meses siguientes, quedando una cuota final de 139,43 euros mensuales. Se aplicará esta reducción del 50% entre los meses 12 y 18.
  • Reducción del 30% los 6 meses siguientes, quedando una cuota final 195,21 euros mensuales. Se aplicará esta reducción del 30%  entre los meses 18 y 24.

Hay que recordar que siguen vigentes las medidas aprobadas por la Ley de Autónomos, por la que solamente se cotiza por los días efectivos de alta en el RETA y no por meses completos, como se hacía hasta el pasado ejercicio 2017.

En cualquier caso, la base de cotización es el sueldo “teórico” que se fija el autónomo para determinar su aportación a la Seguridad Social, independientemente del beneficio real obtenido. La cotización condiciona las prestaciones que recibirá un trabajador autónomo en determinadas situaciones como el desempleo, baja por enfermedad, baja por accidente, y muy especialmente, en caso de la pensión de jubilación.