Como afrontar el escenario laboral tras el Estado de Alarma

Transcurridos casi dos meses desde la publicación del Real Decret 463/2020, de 14 de marzo del 2020,  por el que se impone el estado de Alarma, por la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID19, se conveniente revisar las implicaciones que han tenido por las empresas la gran cantidad de Decretos que se han publicado y, en la hora,  analizar y prepararse por el futuro de la economía, conociendo qué medidas se podrán adoptar para afrontarlo con garantías de continuidad, y respetando las numerosas, complejas y en la hora necesarias normas legales, que se han publicado y que se seguirán publicando los próximos días o semanas.

De todo el que se ha publicado hasta ahora hemos elegido el que expondremos en los siguientes apartados:

  1. Permiso retribuido recuperable desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril.

El RD Ley 10/2020, de 29 de marzo, estableció por las empresas la obligatoriedad de dar un permiso retribuido a los trabajadores desde el día 30/3 hasta el 9/4/2020. Estos días, que se han retribuido, no se pueden considerar como vacaciones y la norma prevé expresamente que se tienen que recuperar antes del 31/12/2020.

En cuanto a la forma de recuperarlos, la ley establece que se tiene que negociar con los trabajadores durante un máximo de 7 días para llegar a un acuerdo. Las negociaciones se tendrán que hacer con los delegados de personal y si no han, con representantes de los Sindicatos de referencia al convenio colectivo. Como tercera opción, si no se pueden aplicar las dos anteriores, se podrá negociar con una comisión de hasta tres trabajadores de la plantilla designados democráticamente.

El plazo para formar esta Comisión Negociadora se de cinco días. Este procedimiento se el estrictamente establecido por la ley, pero todos aquellos acuerdos a los que se llegue entre trabajadores y empresas también podrán ser válidos, siendo conveniente que queden recogidos por escrito.

  1. Situación de las empresas cuando se levante la situación de Alarma:

La larga duración del periodo de confinamiento hará, sin duda, que la facturación perdida por muchas empresas tarde meses a recuperarse. Esto no será igual por todas las empresas pero, mayoritariamente, este será el escenario. Por lo tanto, será responsabilidad de las empresas avanzarse, para garantizar su continuidad, adoptando todo tipo de medidas como las que se irán exponiendo en los apartados siguientes.

  1. ERTOS a la fuerza Mayor:

En estos momentos no está clara la duración que podrán tener los expedientes a la fuerza Mayor que se han tramitado. han emprendidas que han pedido uno numero de días determinado para disponer de días de margen para recuperar la actividad perdida y otras que han pedido el tiempo que dure el Estado de Alarma.

En realidad, no se sabe todavía cuál será su duración pero las últimas noticías que se están recibiendo, dicen que, llegado el momento en que se levante el Estado de Alarma, todos los ERTOS tramitados a la fuerza Mayor quedarán sin efectos y los trabajadores tendrán que volver a sus trabajos. Tampoco se seguro si el estado de Alarma se levantará de golpe, o si se hará progresivamente por sectores o regiones, está todo para ver.   Habrá que esperar, por lo tanto, a los próximos días, para ver como el Gobierno central acaba resolviendo esta cuestión.

  1. Posibilidades de hacer ERTOS miedo causas Productivas:

Cómo se ha dicho, el problema que tendrán las empresas que hayan aplicado uno ERTO a la fuerza Mayor, se producirá en el momento que se levante el estado de Alarma por el Gobierno central y los trabajadores tengan que volver al trabajo sin que la actividad s´haya recuperado. Por estos casos, la solución más adecuada será presentar rápidamente un segundo expediente de suspensión de contratos o de reducción de jornada por los trabajadores, que nos permita reducir nuevamente con carácter temporal los días o las horas de trabajo, de todos o algunos de los trabajadores que necesitamos, que cobrarían, mientras tanto, el paro proporcionalmente por el tiempo dejado de trabajar. El ahorro por la empresa se evidente y los recursos se habrán adaptado al nivel de trabajo existente, pudiendo, además, desafectar trabajadores del expediente a medida que la actividad se vaya recuperando.

También se podrá anular definitivamente antes de la fecha inicialmente prevista. Esta opción, por lo tanto, se optima para ir recuperando la actividad con los trabajadores estrictamente necesarios y el único que hay que hacer, porque no nos queden días sin trabajo a hacer en los que tengamos que pagar las nóminas, se tramitarlo lo antes posible, sobre todo, antes de que el Gobierno levante el Estado de Alarma, para poderlo aplicar el día siguiente mismo de este levantamiento.

 Su importantes las ventajas que tienen este tipo de expedientes pero también tienen inconvenientes como se la obligatoriedad de pagar el 100% de la Seguridad Social de todos los Trabajadores, con independencia de que trabajen, o no, o de que reducimos sus jornadas. Se por lo tanto aconsejable que todas aquellas empresas que tengan claro que no recuperarán su nivel normal de actividad antes del levantamiento del Estado de Alarma, empiecen a preparar cuando antes estos expedientes, que tienen un tiempo aproximado de tramitación de entre 10 y 15 días, en función de la complejidad.

  1. Despidos:

Hay que recordar también que del mismo modo que en este momento no se pueden hacer despidos por causas objetivas (causas económicas, tecnológicas, productivas u organizativas), tampoco se podrán hacer en los seis meses siguientes a la finalización de los ERTOS a la fuerza Mayor. Si finalmente hay que despedir, se tendrán que devolver las cotizaciones a la Seguridad Social ahorradas mientras se estaba a lo ERTO a la fuerza Mayor y no está encara claro tampoco si la devolución será solo la que corresponde al trabajador despedido o la de toda la plantilla que habrá sido afectada.

  1. Prevención de Riesgos Laborales y teletrabajo:

Será importante que una vez se levante el estado de Alarma, las empresas actualicen su evaluación de riesgos para evitar contagios entre sus trabajadores y aplicar las medidas pertinentes recomendadas por el Servicios de Prevención. En cuanto al teletrabajo, habrá que hacer también la evaluación de riesgos pertinente, sin olvidar que la normativa publicada ha establecido su preferencia siempre que sea posible, dando incluso a entender que se una forma de trabajo que ha venido para quedarse cuando los trabajadores la pidan.

También respeto el teletrabajo, será importante su regulación interna con la empresa porque quede claro y documentado con los trabajadores, si se una medida puntual por el COVID19, o si es una medida de carácter permanente, estableciendo, además, como mínimo, protocolos del registro de las horas trabajadas, del medios necesarios y formas de trabajo, de protección de los datos de los clientes y de las empresas y de control de los seguros de responsabilidad civil porque quede garantizada la cobertura de esta forma de trabajar.

  1. Comentario final:

Su importantes las incógnitas que todavía han y que se irán aclarando los próximos días con nuevos Decretos Legislativos. Mientras tanto, pensamos que se responsabilidad de las empresas anticiparse a los acontecimientos en todo aquello que puedan hacer, como puede ser empezar a preparar el nuevo ERTO por causas productivas para aplicarlo sin demoras o pidiendo financiaciones ICO en los bancos a tipos muy ventajosos como los que hay ahora mismo avalados por el Estado, que permitirán hacer los ajustes necesarios de forma inmediata, incluyendo despidos si se el caso, para ahorrar gastos prescindibles y asegurar la viabilidad futura de las empresas. Todo el tiempo que se tarde a aplicar medidas, serán pérdidas que se irán acumulando y dificultarán la recuperación.

Esperamos que estas reflexiones le sean de utilidad y restamos, como siempre, a su disposición.