La finalización de un contrato temporal puede impugnarse como Despido Improcedente

La ley considera despidos improcedentes, todas aquellas extinciones de contrato que no se produzcan por alguna de las causas que establece la legislación vigente, o que a pesar de que la causa esté establecida, la extinción de contrato no cumpla con los requisito formales que se exigen para la misma. La gran mayoría de despidos se pueden impugnar para que sean considerados como despidos improcedentes debido a que la empresa, o no puede justificar la causa de la extinción y/o comete errores de forma en la comunicación o en el procedimiento, y es por tales errores que son declarados improcedentes y como tal la empresa debe abonar al trabajador la indemnización por despido improcedente que dicta la ley. En el caso concreto de los contratos temporales, muchos de ellos son concertados en fraude de ley, debido a defectos formales en los mismos. Es por eso, que todos aquellos contratos que estén en fraude de ley derivados de defectos formales deben considerase indefinidos, con todos los efectos legales que tal conversión se deriva. Este hecho provoca que ante una eventual impugnación del despido, casi todas las finalizaciones de contratos temporales se consideren improcedentes y por lo tanto le corresponda al trabajador la indemnización legal de 45/33 días por año de trabajado. Es del todo importante mencionar, que el plazo para impugnar un despido o una resolución de contrato es de 20 días laborables, siendo los sábados, domingos y festivos inhábiles a estos efectos. Los ABOGADOS y ASESORES de PRODEGEST le informarán de todas y cada una de las acciones que debe realizar a fin y efecto de salvaguardar sus derechos. No dude en ponerse en contacto con nosotros, deje su caso en manos de los mejores profesionales.