Reestructuraciones empresariales (ERE – ERO – ERTE)

Si el nivel de actividad de su empresa desciende, será necesario reestructurar los recursos humanos y adaptarlos a esa nueva realidad. Para estos casos excepcionales, la legislación prevé, entre otras posibilidades, la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que va a facilitar a su empresa un régimen económicamente beneficioso para sus intereses, que puede ahorrarle importantes costes. De estas ventajas no sólo pueden beneficiarse las grandes empresas, como habitualmente vemos en prensa, sino que cualquier pequeña o mediana empresa (incluso con un solo trabajador) también puede realizar un ERE, siempre y cuando se puedan acreditar razones económicas, organizativas, técnicas, productivas o derivadas de fuerza mayor. Existen dos tipos distintos de expedientes, el ERTE de suspensión temporal de contratos o reducción de jornada laboral, y el ERE de extinción de contratos para la realización de despidos colectivos. Otras medidas que puede aplicar a su empresa con la misma finalidad podrían ser la modificación de condiciones de trabajado como son la jornada, el horario y el sistema de remuneración (reducciones de salario incluidas) o incluso dejar de aplicar el convenio colectivo entre otras posibilidades. En PRODEGEST podemos asesorarle en todos estos aspectos, y preparar un estudio sobre las diferentes medidas aplicables, con la cuantificación del ahorro de costes que supondría para la empresa en cada caso. Para más información, contacte con nosotros.